El desafío de expandir la aromaterapia en Chile

El desafío de expandir la aromaterapia en Chile

El desafío de expandir la aromaterapia en Chile

Lam

bda

el emprendimiento «Lambda Aromaterapia» basa la sanación y el relajo en el uso de fragancias elaboradas con aceites esenciales. Se trata de distintas pócimas que ayudan hoy más que nunca a enfrentar los tiempos de crisis y encierro y que pueden liberar a gran parte de la población de la fármaco dependencia.

historia

Cuenta que una chica que sufría ataques de pánico probó los aceites que se aplican con el sistema “roll on” y el problema desapareció. Hay otras historias marcadas por el duelo que en tiempo de pandemia parecen multiplicar el dolor. Ahí la mezcla de aromas de aceite de bergamota, ciprés y rosa ayudaron a levantar el ánimo.

Sin dar nombres ni direcciones, Pilar Moreno, socia e impulsora de la empresa Lambda Aromaterapia, va enumerando los relatos, cada uno tiene de aliado un aroma específico, con esencias exquisitas que sintonizan con necesidades momentáneas o permanentes. Siempre llegaron por curiosidad, recomendación y hoy son fieles clientes que avalan la recuperación anímica y emocional a través de la aromaterapia.

“Tenemos muchos casos en que hemos ayudado, pero hay que ser claros y responsables, la aromaterapia no es una alternativa a la medicina, sino que un complemento”, recalca.

Algunos casos requieren una asesoría específica para determinar el aroma preciso a utilizar; en otros, ya hay un largo listado de recetas asociadas a dolencias.

oportunidad

–       ¿Cómo nació la idea?

–       En Buenos Aires -asiente Pilar.

Fue un viaje  de cuatro años que podría definirse como “místico”. En el país del tango inspiró, absorbió, y contuvo el conocimiento como si se tratara de un ejercicio de respiración. Quería un cambio y sin buscar encontró consuelo en los olores: “Cada aroma tiene un efecto que está relacionado con el bienestar. Algunos sanan, otros refrescan, y calman. En cada hogar, hay un botiquín con dos o tres aceites”, dice e inmediatamente desliza una acertada crítica:“en cambio, acá, para cualquier dolencia o sensación utilizamos algún remedio, tenemos una fármaco dependencia, buscamos un remedio en base a químicos para todo”.

Ya, en Punta Arenas, exhaló lo aprendido en distintas escuelas especializadas de aromaterapia y convocó a sus dos mejores amigas: Constanza Boccazzi y María Jesús Mella y a su madre, María Eugenia Bour, para dar vida al sueño de expandir la aromaterapia en Chile.

Eligieron “Lammbda”, la undécima letra del alfabeto griego para acuñar y simbolizar la marca. Ahora son cuatro magallánicas que ya están en cuatro ciudades (Valparaíso, Santiago, Punta Arenas y Chiloé) y venden de manera online a todo el país, a través de la página www.lambdaaromaterapia.cl.

“Somos referentes en Chile y traemos esencias de India, Argentina y pronto de Francia. Cada proveedor es especial, hay que buscar el mejor, y en eso nos hemos especializado y seguimos buscando. Es muy importante trabajar con la mejor selección”, explica, mientras coloca cada uno de los productos en una mesa de cemento ubicada en la costanera del Estrecho. Hay poca gente, pero los que transitan llegan atraídos por el aroma y la curiosidad.

Las esencias que importan las combinan y transforman en un producto eficaz para sanar o agradar. Es un proceso meticuloso que requiere estudios y una especialización permanente.

“Dicen que a través del aroma entramos en contacto con el alma de las plantas y sintonizamos sus virtudes.  Cada aceite esencial posee un marcado carácter propio que puede ayudar a las personas a superar dolencias físicas o emocionales. La aromaterapia es una buena herramienta para no depender tanto del fármaco y buscar el autocuidado y autoconocimiento”, asegura Pilar. 

En todo caso, la advertencia es seguir el instinto y consultar.  Las fragancias pueden ser grandes aliados a la hora de disfrutar de un buen descanso, estimular la creatividad, revitalizar el ánimo o simplemente mimar al olfato. Más en esta época de pandemia en que la aromaterapia poco a poco se transforma en una alternativa segura para recuperar la anhelada tranquilidad.

Análisis Constitución

Análisis Constitución

Escrito por: Margarita Makuc Sierralta, Doctora en Lingüística

El análisis textual de los artículos 10 y 11 que consagra el “derecho a la educación” en la Constitución de 1980, permite identificar estrategias e intenciones lingüísticas utilizadas para excluir al Estado y condicionar el desarrollo de las personas al nivel socioeconómico de los padres.

La educación pasó de ser un derecho a un bien de consumo. Lo sabían quiénes la escribieron y hoy lo refrendan estudios nacionales e internacionales que describen y dan cuenta de las falencias del sistema educacional chileno.

De ahí que no da lo mismo quién redacte la nueva carta magna, cualquier omisión u olvido provoca cambios e impactos en la vida diaria, debemos poner una especial atención en la redacción de los textos, especialmente en materia de derechos, porque el propio texto en sí mismo provoca transformaciones y tiene el “poder” de cambiar la realidad, para bien o mal.

En el contexto del análisis, la constitución de 1980 es un conjunto de principios y normas organizados en un texto político en el ámbito de la normativa jurídica (“texto codificado de carácter jurídico-político”), la constitución definida como “texto” implica que es una construcción de lenguaje que a partir de su configuración textual integra todos los niveles de la lengua: fonológico, morfológico, léxico,  sintáctico, semántico y  pragmático.

Dicho texto permite, además, identificar una serie de términos que articulados de diversas maneras  provocan cambios sustanciales en la definición de derechos, especialmente el derecho a la educación, consagrado  históricamente en la tradición constitucional chilena.

Si bien, la Constitución del ‘80 conserva la noción del “derecho a la educación”, adquiere otros valores semánticos asociados al concepto mediante estrategias discursivas.

Desde una perspectiva semántica la noción de derecho incluye entre sus roles semánticos o (argumentos) a dos “actores” o “roles”, en lingüística esto dice relación con la estructura semántica de las palabras, en el caso de la noción de derecho: hay alguien que recibe y hay alguien que otorga el derecho, en otras palabras el sujeto del “derecho” y el garante de dicho derecho, así encontramos dos actores y dos acciones simultáneas asociadas al concepto.

Debemos pasar de “bienes de consumos disfrazados por derechos” a una carta magna que asegure justicia social, equidad e igualdad de oportunidades a todos los chilenos y chilenas.

En este análisis ambos elementos de la estructura semántica de la palabra “derecho”, ayudan a identificar y describir la estructura de significados que subyace a la noción de “Derecho a la Educación en la Constitución del 1980”.   

Las cláusulas sobre la noción de derecho destacan: “Los padres tienen el derecho preferente y el deber de educar a sus hijos; corresponderá al Estado otorgar especial protección al ejercicio de este derecho; la libertad de enseñanza incluye el derecho de abrir, organizar y mantener establecimientos educacionales; los padres tienen el derecho de escoger el establecimiento de enseñanza para sus hijos.   

En estas oraciones podemos observar que cuando se habla de derecho a la educación (art. 10 y 11) se destaca a dos actores: “Padres”, y “Estado”.

En esta lógica, los padres tendrían dos derechos: a educar a sus hijos y a elegir establecimiento.

En tanto, el Estado, por su parte, deberá proteger el ejercicio de este derecho. Adicionalmente se agrega un tercer concepto asociado a la noción de derecho “la libertad de enseñanza”, que incluiría el derecho a abrir, organizar y mantener establecimientos educacionales.

Una primera observación que podemos hacer en relación a esta noción es que el derecho a la educación no sería de las personas (niños, jóvenes, adultos), sino de los padres a realizar la acción de educar.

En otras palabras, las personas no tienen el derecho a la educación, sino que sus padres tienen derecho a educar a la persona.

Por otra parte, el Estado no tiene el deber de garantizar el derecho de las personas a la educación (niños, jóvenes, adultos), sino que, de acuerdo a este artículo, al Estado sólo le corresponderá otorgar protección al ejercicio de este derecho de las familias, es decir, de educar a sus hijos y de elegir establecimiento.

Volviendo al análisis semántico inicial cuando hablamos de la palabra  “derecho” en su estructura semántica se encuentran dos roles o agentes: el que recibe el derecho y el que otorga el derecho, en el artículo Nº10 vemos que quien recibe el derecho a la educación ya no son los receptores naturales y obvios “las personas”, sino sus familias y por otra parte quien otorga ese derecho ya no es el Estado, (como lo establecía la tradición constitucional de nuestro país) sino que es la propia familia: “Los padres tienen el derecho preferente y el deber de educar a sus hijos”.

En definitiva las personas o sujetos del derecho pierden ese derecho y el Estado también renuncia a ese deber de educar a las personas, pues al mismo tiempo pasa a ser DERECHO y DEBER de las familias.

Desde un punto de vista lingüístico, esto significa alterar la estructura semántica de la noción de “derecho” con fines, por cierto, pragmáticos. Pues como ya está expresado, la Constitución es un “texto” construido mediante el lenguaje, cuya estructura sintáctica y semántica obedece a finalidades extralingüísticas, en este caso implementar una norma de carácter universal que fije los roles y responsabilidades del Estado y los derechos de las personas.

En la Constitución de 1980 el impacto y efecto de estas estrategias lingüísticas se evidencian en términos pragmáticos -el fin último del lenguaje-: la educación no ofrece oportunidades equitativas de desarrollo, pues está condicionada por el nivel socioeconómico de los padres, como lo demuestran todos los estudios nacionales e internacionales sobre el sistema educacional chileno.

En conclusión dado que no son omisiones casuales ni olvidos, los ciudadanos debemos poner una especial atención a lo que se redacte y exprese en la nueva constitución, especialmente en materia de derechos, pues desde el propio texto se puede provocar el gran cambio que requerimos, tanto en educación, salud, pensiones, vivienda, y comunicación.

Debemos pasar de “bienes de consumos disfrazados por derechos” a una carta magna que asegure justicia social, equidad e igualdad de oportunidades a todos los chilenos y chilenas.

 

«

EDUCACIÓN

CALIDAD

GRATUIDAD

DERECHO

HUMANO

 

Según la ONU, la educación es un derecho de todas las mujeres y los hombres, ya que nos proporciona “las capacidades y conocimientos críticos necesarios para convertirnos en ciudadanos empoderados, capaces de adaptarse al cambio y contribuir a la sociedad”. La educación además está protegida en la Declaración Universal de Derechos Humanos, y reconocida como uno de los cinco derechos culturales básicos.

El viejo comunista que seguía las estrellas

El viejo comunista que seguía las estrellas

A Pedro González, Francisco Coloane lo llamó “obrero científico”, y el escritor regional Carlos Vega Delgado “El Astromono”. Su historia apareció de repente entre papeles y artículos viejos, a propósito de un suplemento sobre el cosmos, que escribí años atrás. La...

Análisis Constitución

Análisis Constitución

Escrito por: Margarita Makuc Sierralta, Doctora en LingüísticaEl análisis textual de los artículos 10 y 11 que consagra el “derecho a la educación” en la Constitución de 1980, permite identificar estrategias e intenciones lingüísticas utilizadas para excluir al Estado...

Relevo generacional en el agro de Magallanes

Relevo generacional en el agro de Magallanes

Relevo del agro Adaptó sus prácticas de comercialización al Mercado Campesino Online de INDAP y hoy ya tiene una clientela fiel que espera ansiosa la cosecha de sus productos  A María y Fernanda las separa más de medio siglo de vida, pero las une la sangre y las ganas...

Relevo generacional en el agro de Magallanes

Relevo generacional en el agro de Magallanes

María Villegas

A los 81 años vende por internet sus hortalizas y le enseña a su nieta las recetas de la agricultura de la zona austral
RSVP

Relevo del agro 

Adaptó sus prácticas de comercialización al Mercado Campesino Online de INDAP y hoy ya tiene una clientela fiel que espera ansiosa la cosecha de sus productos  

A María y Fernanda las separa más de medio siglo de vida, pero las une la sangre y las ganas de aprender, siempre, en un proceso que definen de “permanente”. Así lo hizo María Villegas que a los 81 años tuvo que replantearse la forma de venta para acceder a nuevos clientes a través del Mercado Campesino Online que promueve INDAP en la turística localidad de Puerto Natales.

En tanto, su nieta Fernanda Mayorga, 27, partió de cero en un crecimiento guiado por la propia abuela: “ella es un pilar, me ha enseñado mucho, sus consejos, sus retos (ríe), me siento orgullosa de todo lo que es capaz de hacer, anda como lechuga, es súper ágil”, dice.

Y así ocurre mientras a paso raudo, la abuela María muestra los siete invernaderos que tiene con riego por goteo, la sala de procesado, con muebles de acero, lava fondos y balanzas para el manejo inocuo de las hortalizas.  Avanza firme como una hormiguita por senderos en el que cada espacio está totalmente aprovechado. Si no es una mata de grosella, asoma  una plantación de papas al aire u otra siembra hasta llegar a un sector estratégico del predio en el que resalta un estanque de 10 mil litros de agua. Ahí se detiene, respira profundo y mira hacia su horizonte verde, construido durante toda una vida.

“Hoy, puedo abastecer siempre a mis plantas y hortalizas, ahora nunca les falta el agua. Todo lo he conseguido con proyectos y apoyos de INDAP. Todo está muy bien aprovechado por eso el Core tiene que aprobar el segundo convenio”, explica risueña, sin ahorrar orgullo y dejando en claro que los años no son obstáculos para aprender y mantener sus cosechas.

Tiene lechuga, frutilla, acelga, cilantro, pepino, huevos, entre otros productos. “Me costó al principio, el tema del celular, internet y todo eso… pero estoy contenta, pese a la pandemia estoy vendiendo todos mis productos y con lista de espera”, explica María.

En el huerto N° 62, Prolongación Rubén Darío, la orientación de los invernaderos hacen de cortaviento, una de esas pequeñas fortalezas de plástico y madera es de uso exclusivo de Fernanda, la nieta que produce sus propios alimentos y que asegura que la sabiduría de su abuela es la mejor herencia. 

“Quería autosuficiencia y aprender a cultivar mis propios alimentos. Vi una oportunidad de aprender de ella y ayudarle. Al principio era solo autoconsumo, ahora ya vendo a los pequeños negocios. De niña siempre me gustó la tierra. Hay una conexión, amo la naturaleza”, cuenta Mayorga.

Piensa que la agricultura es una buena oportunidad para los jóvenes, para reencontrarse con la naturaleza y saber lo que se está comiendo. “Atrévanse como lo hice yo, al principio no sabía nada ni lo que era un gualato, pero todo se aprende. Al cultivar su propio alimento están ahorrando, es muy lindo trabajar la tierra. Estoy enfocada en la agricultura orgánica y utilizo abono natural”, recomienda.

Por su parte, Petar Bradasic, director regional de INDAP, precisa que el desarrollo rural no puede pensarse sin los jóvenes y su capacidad de innovación. Ahí está el presente y el futuro silvoagropecuario de Magallanes. 

“La intención de INDAP es entusiasmar a las nuevas generaciones con la actividad agrícola, y romper los mitos que todavía encasillan a la ruralidad con una visión de gualato y aislamiento, por otra más moderna, conectada, tecnologizada y rentable”, explica.

Para avanzar, INDAP cuenta con oficinas de Área en Puerto Natales, Porvenir y Punta Arenas, además de un Programa de Desarrollo Local en la comuna de Cabo de Hornos. “Los jóvenes pueden encontrar información oportuna para cambiar y mejorar su calidad de vida. Y así, devolver la esperanza a un sector envejecido que anhela volver a soñar con la innovación de la juventud”, puntualiza Bradasic.

My Page

Apoyemos a los agricultores de Magallanes. Ventas en predio, en espacios abiertos, utilizando protocolos sanitarios para proteger la salud de todos, y en algunos casos (previa coordinación con el agricultor entrega a domicilio).

Ventas Online

en_USEnglish