Día de la prensa: ¡Poco qué celebrar, mucho qué cambiar!

Día de la prensa: ¡Poco qué celebrar, mucho qué cambiar!

Cristián Morales C.

Cristián Morales C.

Pdte Colegio Periodistas de Magallanes

Un resumen breve de la prensa diría que nació crítica y libertaria y en el camino olvidó sus orígenes. Hoy, en su mayoría, responde a grupos económicos que están más preocupados de consolidar sus ganancias, preservar su status quo que de informar, investigar o educar ciudadanos críticos.

Escenario que no escapa a la realidad local que ha visto desaparecer a periodistas de la dirección de medios, reemplazados en su mayoría por profesionales que tienen habilidades comerciales.

Es la buena crianza del 13 de febrero la que llena las rotativas de saludos, algunos honestos, otros no tanto. Cortesía de costumbre que venera con anhelos y buenos deseos a la gente de la prensa “iluminada por Camilo Henríquez”.

Hoy, esas reverencias quedan carentes de empatía y espíritu. No cabe más farsa bajo la  alfombra de la “normalidad”. Y es que la precariedad en los medios deja un silencio que a todos nos tiene de cómplices. 

El diagnóstico está a la vista: despidos masivos, falta de credibilidad e independencia, inestabilidad laboral, crisis total en el financiamiento y una legislación que transforma el derecho a la comunicación en un negocio que en tiempos de crisis agudiza aún más la tragedia.

No obstante, la prensa continúa y avanza por las turbulencias cual nave de papel, disimulando su fragilidad y pobreza cultural.  Albur que no pasa necesariamente por la calidad de los profesionales sino que por un sistema que ajusta cuentas al revés, con los de siempre. Parece que es mejor el costo de consolidar un buen negocio que el de informar y crecer en credibilidad.

Y no extraña porque en Chile la libertad de expresión está apuntada en la Constitución, pero no está asegurada como un derecho. Tiene precio, color y dependencia. Así la cobertura de los cambios, en general, tiene un alto costo, aunque el más grande de todos es atentar contra el pluralismo y la diversidad.  

A esta altura ya naturalizamos la libertad de expresión al valor de quién paga y donde existe pocas o ninguna atribución jurídica que proteja a periodistas capaces de disentir, por ejemplo, de una nota. Esa cláusula de conciencia siempre presente en los países que lucen una democracia más sana, en Chile naufragó hace rato junto a la decencia.

Un resumen breve de la prensa diría que nació crítica y libertaria y en el camino olvidó sus orígenes. Hoy, en su mayoría, responde a grupos económicos que están más preocupados de consolidar sus ganancias, preservar su status quo que de informar, investigar o educar ciudadanos críticos.

Escenario que no escapa a la realidad local que ha visto desaparecer a periodistas de la dirección de medios, reemplazados en su mayoría por profesionales que tienen habilidades comerciales.

Y cada día respiramos el problema en un contexto de violación sistemática a los derechos humanos, agresiones en las coberturas a las protestas, despidos masivos de colegas. Inhalamos la incertidumbre y la desconfianza hacia autoridades inoperantes, en una larga lista de las “normalidades más anormales” de la historia de Chile.

Superar la crisis requiere de acciones de cambio.

En el último Congreso del Colegio de Periodistas realizado en Antofagasta se acordó aprobar una Nueva Constitución, con la esperanza de consagrar por primera vez el derecho a la comunicación como imperativo ético de la democracia. Un valor humano vital en una sociedad que busca eliminar la corrupción.

Una Constitución que debe ser debatida por el soberano en una asamblea constituyente, sin imposiciones de quórum y que recoja las miradas y voces de nuestra sociedad, reconociendo su heterogeneidad e incorporando aspectos que ha exigido el pueblo movilizado: paridad de género, incorporación de pueblos originarios y participación plena de ciudadanos y ciudadanas del movimiento social.

Ahora, si en esta fecha la costumbre insiste en recordar a la Aurora de Chile, y a su creador Camilo Henríquez, es bueno advertir también que el buen fraile promovió la selección de personas con ideas libertarias a la hora de elegir el primer Congreso Nacional.  

Doscientos ocho años después la consecuencia de Camilo cobra un nuevo sentido: reivindicar la comunicación como derecho humano inalienable en la vida del país. De seguro, el fraile instaría por una Nueva Constitución.

Al final, en tiempos de “normalidad” los saludos están demás.

 

El desafío de cuidar el agua

El desafío de cuidar el agua

Estrategia ante crisis colimática

Cosecha y almacenamiento de agua

Ya no se trata de cambio climático sino de crisis climática, un problema transversal y que afecta a todo el planeta sin discriminación.  En la región se manifiesta en veranos más secos, a pesar que anualmente se registran mayores pluviometrías, concentradas principalmente en invierno.

Ante la escasez, una de las alternativas utilizadas en la agricultura es el uso de geomembranas para almacenar el recurso hídrico. De igual forma, guateros.  Estas opciones hace algunos años las promueve INDAP y han dado resultado, pero aún los esfuerzos son insuficientes.

Por otro lado, los sistemas tecnificados que facilitan el ahorro, la conservación y el aprovechamiento del recurso son muy escasos, se hace necesario masificarlos para enfrentar las nuevas condiciones que impone la naturaleza.

A su vez, se hace vital utilizar tecnologías que permitan ahorrar agua y aprovechar al máximo cada gota de riego, preservando así el recurso.

La inversión en este tipo de obras y equipos permite mejorar y optimizar la gestión del agua para la explotación agropecuaria, mitigar los efectos de la contaminación de las aguas, o utilizar energía renovable no convencional.

Lo esencial es aprovechar los instrumentos que otorga el Estado.  En su mayoría proyectos que entregan recursos destinados al riego.

Debemos tratar el abastecimiento y el uso del agua, como una política de Estado y un objetivo regional. Este esfuerzo tiene que ser un compromiso del gobierno, de los ciudadanos y del sector privado. Todas estas acciones buscan “sostener” a los agricultores en los espacios rurales en los que viven y trabajan.

La agricultura interactúa en forma permanente con el medio ambiente y, por definición, lo artificializa para dirigirlo hacia la producción de bienes para el ser humano. De esta manera, un análisis de la situación de la agricultura frente al medio ambiente se puede realizar desde dos miradas: el uso sustentable de los recursos base de la producción agropecuaria, y las externalidades de la producción.

En esa lógica, hoy, se hace necesario generar un cambio cultural e institucional que permita cuidar y usar el agua de manera racional y con conciencia de lo esencial que es para la vida humana y para el desarrollo.

Día de la prensa: ¡Poco qué celebrar, mucho qué cambiar!

Un resumen breve de la prensa diría que nació crítica y libertaria y en el camino olvidó sus orígenes. Hoy, en su mayoría, responde a grupos económicos que están más preocupados de consolidar sus ganancias, preservar su status quo que de informar, investigar o educar ciudadanos críticos. Escenario que no escapa a la realidad local que ha visto desaparecer a periodistas de la dirección de medios, reemplazados en su mayoría por profesionales que tienen habilidades comerciales.

El desafío de cuidar el agua

Ya no se trata de cambio climático sino de crisis climática, un problema transversal y que afecta a todo el planeta sin discriminación. En la región se manifiesta en veranos más secos, a pesar que anualmente se registran mayores pluviometrías, concentradas principalmente en invierno.

El desafío de avanzar

La inversión en infraestructura es cuatro veces más cara respecto al resto del país, sin el aporte y el compromiso del Gobierno Regional, no podríamos estar avanzando como lo hacemos hoy. Invernaderos de metalcom, pozos profundos individuales y comunitarios, asesorías...

La mitología del chaqueteo

Imagine que usted sube la escalera y antes de llegar al último peldaño siente que le jalan fuerte la chaqueta.  Mira hacia abajo y reconoce a sus amigos, junto a otros que nunca antes había visto.  Todos -sin vergüenza ni apremio-, colgados como mono de la chaqueta,...
El desafío de avanzar

El desafío de avanzar

Petar Bradasic Álvarez

Director Regional de Indap Magallanes

La inversión en infraestructura es cuatro veces más cara respecto al resto del país, sin el aporte y el compromiso del Gobierno Regional, no podríamos estar avanzando como lo hacemos hoy.

Invernaderos de metalcom, pozos profundos individuales y comunitarios, asesorías especializadas, giras técnicas al extranjero, entrega de maquinaria, tractores, salas de acopio, gallineros y apoyo en comercialización y la creación de ferias como la ExpoMundoRural, son parte del nuevo patrimonio que hoy goza la Agricultura Familiar Campesina en el Extremo Austral del Planeta.
Se trata de avances impensados en el pasado y que hoy son posibles gracias al convenio suscrito entre INDAP y el Gobierno Regional de Magallanes. Los fondos inéditos consideraron un aporte de 3 mil millones de pesos en inversión directa hacia los campesinos, utilizando como soporte los programas tradicionales de la institución, en un período de dos años. Esta cifra triplica los recursos que dispone Indap y que, sin lugar a dudas, han permitido cambiar el rostro de la agricultura.
Podemos decir con justicia que estamos igualando las oportunidades de nuestros campesinos con los del resto del país. Acá la inversión en infraestructura es cuatro veces más cara, sin el aporte y el compromiso del Gobierno Regional, no podríamos estar avanzando como lo hacemos hoy.
Por esta razón es que queremos agradecer el compromiso de los Consejeros Regionales que han entendido la importancia que tiene la agricultura en una zona tan extrema y distante de los centros productivos tradicionales. Este cuerpo colegiado, de manera anónima, pero con la conciencia de pensar en el bien superior de la comunidad votó de forma unánime el convenio y esperamos sigan confiando en los campesinos, y las personas trabajadoras que despiertan la tierra con el fruto sano e inocuo, ofreciendo una dieta sana y necesaria a Magallanes.
Estas páginas son el vivo testimonio del logro y crecimiento de la agricultura. Hay una deuda que comienza a saldarse, a reducir la brecha económica de nuestros campesinos. Pero aún falta, y el desafío es ver como incorporamos a los jóvenes, aumentamos la cobertura y alcanzamos una producción que nos permita satisfacer la demanda de la comunidad y enfrentar de manera airosa el cambio climático, y el duro invierno de la zona.

La mitología del chaqueteo

La mitología del chaqueteo

Columna

el chaqueteo, deporte nativo que se puede practicar de a uno o de manera colectiva.

Imagine que usted sube la escalera y antes de llegar al último peldaño siente que le jalan fuerte la chaqueta.  Mira hacia abajo y reconoce a sus amigos, junto a otros que nunca antes había visto.  Todos -sin vergüenza ni apremio-, colgados como mono de la chaqueta, cualquiera, la que usa siempre, lo tiran cada vez con más fuerza hacia abajo, superando la gravedad misma.  Y sus piernas doblan queriendo ceder a las circunstancias.  Pero resiste.  Los otros también.  Y la lucha se hace eterna y silenciosa.  Entonces, en ese tira y afloja, en el acto de tratar de subir, entiende que tiene dos y sólo dos alternativas: avanzar con ímpetu y arrastrarlos a todos hacia la meta; o bien, caer y quedar nivelado, con el resto.  Generalmente gana la segunda opción.  Así funciona el chaqueteo, institución que no paga impuesto y que regula la historia de los emprendimientos.  Todos los días alguien te fusila el sueño, la idea, la aventura de ser tú mismo.  Bastaría mirar las chaquetas deshilachadas de la memoria para entender que cada nueva escalera, ilusión, avance de peldaño, tienen su contraparte.

La patria fundacional no está exenta a esta tragedia.  A propósito del natalicio de Bernardo O´Higgins, es bueno echar en cara que nuestro prócer murió triste y abandonado en el Perú, crucificado por una clase terrateniente que no aceptó la abolición de sus títulos nobiliarios.  Fue víctima del chaqueteo, deporte nativo que se puede practicar de a uno o de manera colectiva.  Nadie se queja más en el orbe que nosotros de nosotros mismos, aún en la alabanza: “linda tu camisa”, dice uno; “sí pero es vieja”, responde otro.

El bombardeo a La Moneda, el año 1973, fue la expresión más cruenta y descarnada del chaqueteo.  Un chaqueteo del que aún no nos recuperamos, aunque muchos quieran dar vuelta la página a fuerza de otros chaqueteos.  
En la intimidad mitológica del chaqueteo da igual morir de un balazo fulminante o caer en medio del sueño con una sonrisa que se muerde las orejas. Porque los desahogos siempre son así: zangoloteos de algo que se viene.   

Pero imaginemos otro Magallanes: Suba de nuevo la escalera y antes de llegar al último peldaño imagine que le empujan fuerte desde la chaqueta.  Mire hacia abajo y reconozca a sus amigos, junto a otros que nunca antes había visto.  Todos impulsándolo hacia arriba, apoyándolo por cualquier posible desliz.   Y en el acto de subir, lo tiran con más fuerza, superando incluso a la Fuerza de Gravedad y logrando sortear así la cotidiana envidia que siempre busca nivelar hacia abajo. 

 

El chaqueteo, institución que no paga impuesto y que regula la historia de los emprendimientos.  Todos los días alguien te fusila el sueño, la idea, la aventura de ser tú mismo. 

Fiesta en Río Verde

Fiesta en Río Verde

Jineteadas, demostración de topeo, competencia de corderos asados al palo, y música folclórica abrieron la primera versión de actividades culturales que busca mantener viva las tradiciones de la Patagonia.

Día de la prensa: ¡Poco qué celebrar, mucho qué cambiar!

Un resumen breve de la prensa diría que nació crítica y libertaria y en el camino olvidó sus orígenes. Hoy, en su mayoría, responde a grupos económicos que están más preocupados de consolidar sus ganancias, preservar su status quo que de informar, investigar o educar ciudadanos críticos.
Escenario que no escapa a la realidad local que ha visto desaparecer a periodistas de la dirección de medios, reemplazados en su mayoría por profesionales que tienen habilidades comerciales.

El desafío de cuidar el agua

Ya no se trata de cambio climático sino de crisis climática, un problema transversal y que afecta a todo el planeta sin discriminación. En la región se manifiesta en veranos más secos, a pesar que anualmente se registran mayores pluviometrías, concentradas principalmente en invierno.

El desafío de avanzar

La inversión en infraestructura es cuatro veces más cara respecto al resto del país, sin el aporte y el compromiso del Gobierno Regional, no podríamos estar avanzando como lo hacemos hoy. Invernaderos de metalcom, pozos profundos individuales y comunitarios, asesorías...

La mitología del chaqueteo

Imagine que usted sube la escalera y antes de llegar al último peldaño siente que le jalan fuerte la chaqueta.  Mira hacia abajo y reconoce a sus amigos, junto a otros que nunca antes había visto.  Todos -sin vergüenza ni apremio-, colgados como mono de la chaqueta,...