A 602 kilómetros al sur de Punta Arenas
Puerto Williams cuenta con el primer hospital público para atender a población de 2 mil habitantes

IMG_8623
– El edificio de dos pisos tuvo una inversión que superó los 5 mil 400 millones

Hasta hoy, si una persona requería hospitalización, cirugía menor, radiografías o rayos X para determinar lesiones tenía que viajar hasta Punta Arenas. En los próximos meses, esto cambiará con el nuevo hospital de Puerto Williams “Cristina Calderón”.
De cara al canal Beagle, la nueva estructura busca romper el aislamiento y entregar mayor autonomía en la atención de salud.
La obra que tuvo un costo de 5 mil 400 millones y 1.661 metros cuadrados de construcción, en dos niveles, está terminada y por estos días prueban el funcionamiento de los nuevos equipos, cuya inversión alcanzó los 920 millones de pesos.
“La infraestructura y todo el equipamiento disponible son de última tecnología y ayudarán a dar una respuesta oportuna y eficaz con altos estándares de calidad a los requerimientos médicos de los pacientes”, valoró Óscar Vargas, seremi de Salud.
En el nuevo recinto se incorporan las especialidades básicas de cirugía, medicina, pediatría, odontología, obstetricia y ginecología. Además, rehabilitación y estimulación.
No obstante los avances, Vargas aclaró que el recinto no contará con especialistas, por lo que las derivaciones médicas y las evacuaciones continúan, sólo el año pasado se registraron 35.
Por su parte, Pamela Franzi, directora de Salud Magallanes, explicó que se trata del “primer hospital público de la zona y el más austral del país”, un recinto de baja complejidad, al cual se incorporan tecnólogos médicos, enfermeras, nutricionistas, matronas, entre otros.
El recinto que beneficia a 2.020 habitantes cuenta con el único ascensor existente en el poblado para satisfacer las necesidades de las personas que padezcan alguna incapacidad física en su desplazamiento.
El gobernador de la provincia Antártica, Patricio Oyarzo, manifestó que el hospital es consecuencia de la histórica inversión que se realiza en la zona. “El gobierno tiene una política permanente de inversión y sustentabilidad en el territorio austral, en este caso se busca asegurar una salud digna a nuestra población, con una infraestructura de primer nivel, sin importar la baja cantidad de habitantes”, indicó.
El hospital lleva el nombre de la abuela yagán Cristina Calderón, una de las últimas representantes de la étnica canoera. Ella, habla la lengua y actualmente vive en Villa Ukika, pequeña villa ubicada en el corazón de Puerto Williams.