Manos que sanan el estrés 

La selva urbana no respeta. Nadie está libre. Metas, tensiones, angustias, consumo desenfrenado y miedo describen en pa???????????????????????????????rte el mundo cotidiano de miles de personas.  La tragedia explota a diario en las calles de Punta Arenas.  Pero las insistentes bocinas que buscan ganarle al tiempo o la gente apurada son sólo el reflejo, apenas la punta del iceberg, de estos tiempos violentos, porque en lo más profundo, el estrés queda acumulado, como pesada mochila que demuele cuellos, sueсos y expectativas…  Así lo sabe Niko Vilovic Soto, quien lleva más de 16 años, salvando y desenredando la tirantez, con presiones precisas en las descuidadas espaldas de los magallánicos.

 

Desliza las manos suaves por los  omóplatos de su paciente. A ratos genera una presión más profunda, luego suelta y un breve suspiro detiene la tensión…  Vuelve a comenzar y las yemas de los dedos avanzan por la cervical, occipital… El camino lo conoce de memoria NikoVilovic Soto.

“Toco una espalda y sé casi de inmediato lo que pasa”, asegura.

Y es cierto, en casi dieciséis años de ejercicio profesional, cientos de personas han experimentado el talento de Niko para derrotar la tensión y sacar de sus escondites el estrés que se acumula como una pesada mochila en los recovecos de la espalda: “Los nudos son toxinas y contracciones que provocan dolor.  Y ahí es necesario hacer presión regulada para llegar a los tejidos contracturados”, va detallando.

Niko no necesita ver para saber. A los 18 años comenzó a perder la vista. Una distropía de conos, lo llevó al territorio de la oscuridad.  A medida que perdía la visión, otras sensibilidades comenzaron a aumentar.

A sus cuarenta años está en un mundo de sombras. Pero sus manos desarrollaron una competencia especial para detectar los popularmente llamados “nudos”, asentados sin invitación en el dorso.  Ahí están sus ojos sanadores.

“De muy joven me decidí estudiar en la escuela Internacional Fontboté.  Ahí aprendí las técnicas de relajación, masajes de estética, descontracturantes y estrés.  También metodologías y contenidos para hacer relatorías”, asegura.

Hace dos años, Niko Vilovic capacitó a 15 personas no videntes de Agasi.  Algunos ya se han integrado al mundo laboral, enfocados principalmente en la relajación y técnicas de masaje descontracturante.  Fueron cerca deIMG_1983  cien horas.

En países como China hay centros especiales, atendidos por ciegos.  Ahí se valoran sus capacidades y sensibilidades para “ver” lo que los ojos no alcanzan a discernir.

“Es importante capacitarse, prepararse, hoy en el mercado hay muchas promesas que pueden ser peligrosas.  Así he conocido casos de masajes estéticos en que los pacientes terminan con hematomas.  Muchos no saben tomar los músculos, los pellizcan”, advierte Vilovic.

Y continúa: “Yo sé hasta dónde llegan mis límites.  Cuando hay lesiones, inmediatamente remito a doctores y ellos derivarán a kinesiólogos si corresponde.  La idea es darle un bienestar a las personas, no un problema”.

Entre sus clientes destacan karatekas, basquetbolistas… Todos claman por masajes deportivos y espacios de relajación.

“Vivimos tiempos donde todo es rápido, el tráfico, todos andan acelerados…  Hay un verdadero mundo de tensiones que se teje invisible en las espaldas.  El magallánico tiene altos niveles de estrés en la espalda…”, explica.

En esos casos ayudan los masajes de relajación, antiestrés y descontracturante, explica.  Incluso algunas empresas innovadoras regalan a sus trabajadores masajes de relajación.  Entonces, Niko llega con una camilla portátil y realiza masajes de 15 minutos: “Es increíble cómo mejora la productividad de las personas, esos espacios son habituales en países desarrollados y cada día más empresas se atreven”, señala.

Durante la aplicación de la técnica las personas trabajan áreas como la espalda, los brazos, la cabeza sin necesidad de sacarse la ropa. Ésta es una de los procedimientos más exitosos, con resultados buenos y rápidos que notan de inmediato los trabajadores.

Las largas jornadas laborales, entre otras cosas han generado que los empleados posean, a simple vista, una mala calidad laboral, aumentando el popular estrés laboral. Hoy existen diversas alternativas para mejorar esta situación, las cuales arrojan fantásticos beneficios a las empresas, mejorando la productividad.  El masaje express es uno de los más recomendados.

Sin duda la posibilidad de liberar tensiones parece tentadora más si ésta está dentro de las horas de trabajo y auspiciadas por el jefe. La calidad del ambiente laboral es importante al momento de analizar la productividad y el bienestar de la empresa.

En el caso de los masajes express, las empresas bajan el ausentismo, elevan la productividad y mejoran sustancialmente el desempeño y la calidad del trabajo.

“En Chile las jornadas de trabajo son muy largas, existe una especie de fanatismo por el trabajo con muy poca conciencia de la calidad de vida. El que las personas pasen casi todo el día en las empresas hace que se duplica laIMG_1979 responsabilidad de éstas, por lo que deben preocuparse desde la alimentación que entregan hasta las pautas para relajarse, es un deber”, sentenció NikoVilovic.

Las empresas interesadas en masajes para sus trabajadores pueden contactar a Niko Vilovic en el fono: 76199047.

“Los hombres de a poco han descubierto la importancia de la relajación, y los prejuicios machistas se han ido rompiendo, lo recomendable y por salud es que todas las personas hagan masajes preventivos una o dos veces como mínimo al mes”, aclara.

Y el Niko continúa con la tarea de restar estrés a la espalda de su paciente, quien ya al cabo de unos minutos entra al paraíso de la relajación total. Queda desconectado de la Matrix.