Pequeños ganaderos todavía practican la esquila a la vieja usanza en Tierra del Fuego

Por el el

Pequeños ganaderos todavía practican la esquila a la vieja usanza en Tierra del Fuego

Trasladan sus piños varios kilómetros

_CMC4451

PEQUEÑOS GANADEROS TODAVÍA PRACTICAN LA ESQUILA A LA VIEJA USANZA EN TIERRA DEL FUEGO

-Más de 10 mil ovejas pasan durante la temporada por la Estancia Gente Grande, complejo fundado en 1885 y donde aún sobrevive la casa de la administración, la más antigua de la isla.

Casi un millón de ovejas existen en Tierra del Fuego y poco más de 10 mil son esquiladas en los galpones de la Estancia Gente Grande, emblemático predio fundado en 1885 y donde sobrevive a duras penas la casa de la administración, hoy la más antigua construcción de la isla.

Y es que todavía algunos pequeños ganaderos mantienen viva la tradición y trasladan sus piños varios kilómetros para ocupar el viejo sistema de prensado de lana y revivir la fiesta de la esquila a la usanza antigua. Entonces cuadrillas de esquiladores se atrincheran varios días y los ganaderos comentan los precios de la lana, la calidad del pasto y los resultados de las marcas de animales, todo al aire libre o en el viejo galpón, mientras cada oveja espera su turno.

Angélica Kalacich, desde pequeña hace la ruta y aunque en el campo de su madre tiene galpón y todo lo necesario para esquilar prefiere trasladar las ovejas 20 kilómetros.
“Hay nostalgia, cariño por la tierra, por eso siempre vengo. Antes llegaba junto a mi padre, Agustín Kalacich, pero ya no está, así que hace 16 años apoyo a mi madre en las tareas del campo. Antes venían ganaderos de muchos sectores, hoy quedan menos parceleros y la mayoría prefiere hacer la esquila en su propio campo”, explica.
Cada esquilador tarda entre 2 y 3 minutos por oveja, las del tipo Merino y los carneros son los más difíciles. “El oficio se está perdiendo, cada vez son menos los jóvenes que se interesan”, lamenta José Álvarez, oriundo de Chiloé y hace 36 años esquilador en Tierra del Fuego.
Durante la faena, una de las tareas más difíciles es utilizar la vieja prensadora de lana, Álvaro An_CMC4432drade, la conoce hace más de 20 años: “Es un trabajo rudo y arriesgado, hay que trabajar concentrado, la mente tiene que estar atenta, porque hay gente que ha muerto”, explica mientras mueve los gigantes fierros que sostienen la estructura y aprisionan los vellones.

La concesión original de la estancia Gente Grande fue renovada varias veces, aunque reduciendo paulatinamente sus dimensiones, hasta terminar en 1958, cuando caducó la última concesión de arriendo con el fisco adjudicada a la actual Sociedad que congrega a unos 20 pequeños ganaderos, la mayoría usuarios de INDAP.

 

Written by: Crónica Austral

Un espacio para narrar y contar las historias de la Patagonia, a través de la investigación periodística y la recuperación del relato como instrumento de seducción en el fomento de la lectura. Todos los textos pueden ser utilizados siempre que se cite la fuente.

No comments yet.

Leave Your Reply

Crónica Austral es el medio oficial del Colegio de Periodista de Magallanes. A su vez, un espacio para narrar y contar las historias de la Patagonia, a través de la investigación periodística y la recuperación del relato como instrumento de seducción en el fomento de la lectura. Todos los textos pueden ser utilizados siempre que se cite la fuente. Escríbenos a: cronicaaustral@gmail.com