Los nuevos pioneros que pueblan el extremo más austral de Chile

Por el el

Los nuevos pioneros que pueblan el extremo más austral de Chile

Concentrados en Tierra del Fuego e Isla Navarino

dentistas (3)

300 tablas, clavos, y un pequeño rancho fueron las facilidades que otorgó la política migratoria impulsada por el gobernador Óscar Viel, en 1868, a los primeros colonos extranjeros que llegaron a poblar la austral región de Magallanes.

Al arribar -desde el otro extremo del planeta- un terreno pantanoso, con quebradas y bosques salpicados les dio la bienvenida. Sólo a través del trabajo incansable y una perseverancia a toda prueba, lograron transformar el difícil y sombrío terreno en un pequeño trozo de la vieja Europa, sello visible de lo que es hoy la ciudad de Punta Arenas.
A 148 años de la hazaña de Viel, otros pioneros toman la rienda y el Estado vuelve a renovar esfuerzos para poblar un territorio prístino, con fama de potencial turístico, en las zonas más extremas de Magallanes: Tierra del Fuego e Isla Navarino.

“Si Douglas Tompkins compró terrenos, a lo mejor yo puedo hacer lo mismo”, pensó con ironía Jorge Caros, 31. Llegó de la capital a ocupar el puesto de dentista vacante en Puerto Williams, la remota localidad que ostenta varios títulos: reserva de Biosfera Cabo de Hornos y las aguas más limpias del planeta.

Varios lotes de hectáreas fiscales estaban disponibles para arriendo, con un costo menor a los 400 mil pesos al año. Cualquier persona puede –jurídica o natural- solicitarlas, presentando un proyecto, y un plan de trabajo acotado.
Caros, lo vio en el mapa primero; y después, en pleno invierno, avanzó en bicicleta cinco kilómetros al norte de Williams, justo cuando la nieve cierra las rutas y la ventisca subantártica cristaliza el bosque siempre verde del fin del mundo. En ese territorio de soberbia belleza se sintió un descubridor: “Acá me quedó”, dijo.
A medida que aprendía carpintería, revestimiento de piedra pizarra, y otras manualidades, le iba enseñando a vecinos y amigos el trabajo. Después de tres años el sueño de edificar el primer hotel ecológico, comienza a ser realidad, y junto a Constanza Portus, 30, también dentista, avanzan con la sensación de que todo lo que hacen y hagan tiene un carácter fundacional.
“Comencé antes que se anunciaran el Plan de Zonas Extremas y lo que se viene es muy bueno, hoy día hay mano de obra, cuando empecé no había nada”, señaló Caros.
Errante Ecolodge” son 410 metros cuadrados de construcción, para albergar a 25 personas. La forma redonda de la obra permite captar la luz norte y cuenta con 20 paneles solares. Está casi listo. Las deudas apremian y esperan abrirlo antes que termine la temporada, al menos una parte.
“No fue fácil. En cada tabla de lenga, en todo el revestimiento de piedra está el trabajo de nosotros. Al principio no teníamos agua ni luz, y andábamos con nuestra toallita cada vez que visitábamos algún amigo. Ahora el desafío es cuidar y mantener prístino el lugar. Queremos redistribuir el conocimiento que acá llega, nuestra idea es que la casa sea un espacio para compartir con la comunidad”, precisó Portus.

dentistas (1).JPGxxxx


No es fácil, la mayoría de los “nuevos pioneros” fracasa en el intento de poblar el extremo más austral de Chile.  Entre el 2015 y 2016, el Fisco recuperó 500 kilómetros cuadrados de superficie -dos veces la ciudad de Concepción-, en territorios arrendados y concesiones onerosas que no cumplían con los proyectos presentados.  Diez obras emblemáticas consideradas en el Plan de Zonas Extremas -243 mil millones de pesos-, buscan apoyar el asentamiento y evitar errores del pasado.


La mayoría de los proyectos de arrendamiento de la provincia Antártica consideran la construcción de invernaderos, aumento de la producción hortofrutícola de la zona y una ganadería pequeña que no supera los 200 bovinos. “Estamos abocados en apoyar sus emprendimientos, entregando asesorías y recursos para compra de maquinarias”, indicó Víctor Vargas, director de Indap.
Los más pioneros más aislados están en Caleta Douglas, ubicado a 7 horas en lancha al noreste de de Puerto Williams –única forma de llegar-, y en isla Hoste, cruzada entre el canal Beagle y Murray. El año pasado abandonó el lugar el último poblador de isla Lennox.
Carlos Eduardo Barría Márquez, 53 años, es pescador artesanal de centolla y pequeño ganadero en la zona de Caleta Douglas, uno de los sectores de más difícil acceso en la costa suroeste de isla Navarino, en el extremo austral de Chile. Al lugar llegó hace más de veinte años, y en el primer lustro vivió en una casa deshabitada, olvidada por la historia. Y es que entonces ni él ni nadie sabía que se trataba de la habitación más antigua del hombre blanco en la zona austral, la casa Stirling, trasladada desde Inglaterra a fines del siglo XIX por la misión anglicana que intentó evangelizar a los yaganes, pueblo canoero que navegó hasta el mismo Cabo de Hornos. Hoy está a un costado del Museo Martín Gusinde.
“No es fácil la vida, pero esto va a cambiar radicalmente cuando el camino Yendegaia una Tierra del Fuego con Navarino”, aseguró Barría. En 2017 está previsto iniciar los estudios de ingeniería del último tramo faltante.

Aumento de fiscalizaciones

De 65 terrenos entregados en arrendamiento, sólo 26 hoy están vigentes en Isla Navarino, el resto fracasó por no pago o bien porque nunca dieron inicio al proyecto comprometido.
“En la región, un 60% de los que intentan iniciar un proyecto fallan. No alcanzan a terminar, pierden el interés o bien, no pagan el arriendo”, explicó el seremi de Bienes Nacionales, Víctor Igor.
En estos últimos dos años, la entidad ha realizado un promedio de 250 fiscalizaciones anuales, recuperando terrenos inutilizados que estaban en condición de arrendamiento o concesiones onerosas (contratos por 25 años renovables). Un total de 49 mil hectáreas, casi 500 km2, dos veces la ciudad de Concepción, volvieron al fisco.
En Tierra del Fuego, el año pasado terminaron varios procesos judiciales, por no pago de renta y hay estancias recuperadas, una será utilizada en el relleno sanitario de la ciudad de Porvenir, y las otras serán licitadas para arriendo ganadero en el mes de abril. Ya hay una decena de interesados.
“Queremos tener disponibilidad para las personas que decidan hacer proyectos, porque alguien que paga su arriendo y no ejecuta, no le sirve al Estado”, aseguró Igor.
No repetir errores es parte de la nueva política. “Hasta hace unos años, la lógica era que llegaban primero los privados, y muchos después el Estado para atender la demanda. Esa mirada la estamos rectificando, principalmente en las zonas extremas, con una inversión de infraestructura histórica nunca antes vista y con una mesa de coordinación de distintos servicios, identificando áreas según su vocación productiva”, precisó.
Diez obras emblemáticas consideradas en el Plan de Zonas Extremas buscan apoyar el asentamiento y evitar errores del pasado, con una inversión que alcanza los 243 mil millones de pesos.
“Nunca antes el estado ha invertido tanto, gracias al Plan de Zonas Extremas y un fuerte gasto sectorial para hospital, pavimentación, alcantarillado, vivienda, en un zona de tan pocos habitantes -2.200-. Hay un fuerte sentido social, pero también una proyección acorde a las características del territorio que en este caso científica y de un turismo basado en el conocimiento”, precisó Patricio Oyarzo, gobernador de la provincia Antártica.
Puerto Williams era Puerto Luisa, hasta antes de 1953, cuando la Armada construyó la primera casa, un lugar que entonces reflejaba el ícono de la aventura. Los buscadores de oro llegaron incluso a Isla Lennox a fines del siglo XIX y el paisaje residía en la retina de los descendientes yaganes que tenían el lugar como punto de paso obligado y refugio para guarecerse en los días de furia del Beagle. Hoy día, nuevos colonos dan paso a un nuevo asentamiento.


 

Diez obras del plan de Zonas Extremas que suman 243 mil millones de pesos

-Conectividad digital por medio de fibra óptica
-Conectar a todas las comunas y provincias de la región.
-Estudio de Mareas y Modelo de Gestión Dársena Puerto Mardones
La iniciativa busca dar un servicio de calidad a los buques que navegan por el estrecho de Magallanes, potenciar la actividad portuaria y mejorar la conectividad.
-Diseño y construcción mejoramiento ruta de navegación sector El Kirke
Ensanchar el canal Kirke que hoy impide navegar embarcaciones de poco más de cien metros de eslora, limitando el acceso a cruceros de mayor tamaño a Puerto Natales.
-Diseño infraestructura portuaria Puerto Natales
Contempla el diseño para mejorar la infraestructura portuaria de Puerto Natales, con el objetivo de responder a la mayor actividad esperada.
-Diseño y construcción ruta Porvenir – Manantiales
60 kilómetros de ruta para romper el aislamiento de la capital fueguina, y aumentar el flujo de vehículos que en la actualidad transitan hacia y desde la parte argentina de la isla a través de la ruta internacional, cuyo trazado omite el paso por Porvenir.
-Diseño y construcción Ruta Y-71 Porvenir-Onaisin
La ruta conectará a Porvenir con el sur de la isla de Tierra del Fuego y será el camino de entrada tanto para gente del sector argentino que transita por territorio chileno como también, a futuro, para unir a Puerto Williams, Yendegaia y Vicuña con Porvenir.
-Diseño y construcción infraestructura portuaria multipropósito Puerto Williams
-Diseño y construcción reposición terminal Aeródromo Guardiamarina Zañartu de Puerto Williams: El proyecto propone un nuevo terminal con mayor superficie destinada a la recepción y la salida de pasajeros. Actualmente sólo permite las operaciones de aviones Twin Otter, con capacidad para quince pasajeros al día.
-Costanera Puerto Williams: La costanera de Puerto Williams es una vía de aproximadamente seis kilómetros de extensión desde el aeródromo hasta villa Ukika, bordeando el canal Beagle.
Construcción ruta Hollemberg – Río Pérez: El camino unirá las comunas de Río Verde y Puerto Natales generando un trazado alternativo al de la actual Ruta 9 que va desde Punta Arenas hasta la capital de Ultima Esperanza.


 

puerto douglas

La superficie de la región alcanza los 132 mil kilómetros cuadrados, de los cuales el 60% pertenecen al fisco, de ese porcentaje Bienes Nacionales posee un 36%.
Otros beneficios del Estado apoyan el asentamiento. En el caso de Jorge Caros y Constanza Portus, fueron favorecidos con el DFL 15, bonificación a la inversión para lugares apartados.

Written by: Crónica Austral

Un espacio para narrar y contar las historias de la Patagonia, a través de la investigación periodística y la recuperación del relato como instrumento de seducción en el fomento de la lectura. Todos los textos pueden ser utilizados siempre que se cite la fuente.

No comments yet.

Leave Your Reply

Crónica Austral es el medio oficial del Colegio de Periodista de Magallanes. A su vez, un espacio para narrar y contar las historias de la Patagonia, a través de la investigación periodística y la recuperación del relato como instrumento de seducción en el fomento de la lectura. Todos los textos pueden ser utilizados siempre que se cite la fuente. Escríbenos a: cronicaaustral@gmail.com